Chile

Dónde estamos

Chile es un país largo y angosto, que se extiende entre la Cordillera de Los Andes y el Océano Pacífico al suroeste de América del Sur. Sus coordenadas van desde la latitud 17° 30′ sur en la zona del altiplano, llegando a los 56° 30′ sur en su parte continental y 90° sur, en territorio antártico.

Chile tiene varias particularidades geográficas: posee territorio en la Polinesia con la Isla de Pascua, a 3.700 km de la costa (Chile Insular), en la Antártida (Chile Antártico, 1.250.000 km2) y en el continente sudamericano (Chile continental e insular, 756.096 km2). La superficie de Chile continental e insular equivale aproximadamente a más del doble de la superficie de Alemania, aunque repartida en un franja de 4.200 km de longitud por 90 km en su parte más angosta y 440 km en su parte más ancha, recortada por cientos de islas y fiordos en su parte más austral.

La capital y principal ciudad en cantidad de población y empleos es Santiago. Ubicada sobre el paralelo 33° sur, en similar latitud que Buenos Aires o Montevideo, es el mayor centro político, económico, cultural e industrial del país. Con seis millones de habitantes, es la puerta de entrada a Chile y una de las más modernas capitales en el continente.

Nuestro clima y geografía

Chile está en medio de dos grandes fuerzas de la naturaleza: al oeste el Océano Pacífico y por el este la Cordillera de Los Andes con cumbres de gran altura. El país está ubicado al suroeste de América del Sur y limita con Perú al norte, Bolivia al noreste y Argentina al este. Chile es el séptimo país sudamericano por tamaño con una superficie continental de 756.096 km2.

El territorio continental chileno va desde los 17°30′ hasta los 56°30′ en latitud sur, comenzando en el altiplano, abarcando el Desierto de Atacama y llegando hasta las islas más australes del mundo en Tierra del Fuego.

Chile, debido a su extensa latitud, cuenta con una serie de climas que difieren entre sí. Esto se explica por la posición geográfica de Chile con respecto a las zonas de altas presiones, por la presencia del frente polar y la influencia del mar, es decir, influyen en el clima chileno los factores de latitud, altitud y el relieve del país.

En la zona central, las elevaciones de la Cordillera de la Costa impiden el flujo del clima marino y el muro que forma la Cordillera de los Andes detiene las influencias continentales. La presencia del mar convierte al país en una nación de clima predominantemente mediterráneo con temperaturas suaves y amplia diferencia entre la temperaturas mínimas de la noche y máximas del día, produciendo nubosidad y vientos frescos, cuestión aún más determinada por la fría corriente de Humboldt.

La zona sur es de mayor humedad, más precipitaciones y menores temperaturas que la zona central y la zona norte es de clima desértico, seco, caluroso de día y muy frío de noche.

Para más información sobre cómo llegar, qué lugares visitar y qué actividades hacer, entre otros consejos para viajeros, visita: http://chile.travel/